divendres, 26 d’octubre de 2007

Maxi Angel, juguete roto











Querido Gabriel,
Este ha sido el primer verano desde que hemos entrado en el XXI que hemos estado huérfanos de Maxi Ángel, como debería llamarse en realidad? no lo sabremos nunca, desde que aterrizo en Sitges con menos de 20 años cumplidos y con aquel cuerpo andrógino, bello y esbelto, procedía de Polonia nos dijeron. La vimos debutar en una noche muy especial, noches locas de Sitges, nos causo una gran impresión por lo bella que era, su gracia fría del norte, su pelo natural rubio eslavo, y lo poco que parecía implicarse con el caliente rugido del verano, la vimos infinidad de veces y cada vez nos parecía un milagro que un chico pudiese tener una piel tan sedosa e inmaculada como la que lucia bajo los focos y que fuese tan, tan mujer, también la veíamos por la calle y nos maravillábamos de la perfecta feminidad sin amaneramientos ni exageraciones que mostraba, era más mujer que cualquier otra, pero sabíamos que no era cierto porque al actuar veíamos que su pecho era de niño y el sexo también.Con los años le fuimos conociendo amantes mayores, amantes jóvenes, su madre que venia del extranjero frecuentemente, pero también vimos que la perfecta imagen de la inocencia que mostró en su primer verano se fue desvaneciendo paulatinamanete, empezaron las operaciones para afianzar su transexualidad, cada vez más silicona, cada vez más alcohol y empezaron las drogas y con ellas la cuesta abajo, la ultima vez que la vimos era a primera hora de la mañana de un domingo, íbamos a la playa? No me acuerdo, pero lo que si tengo grabado en mi memoria era su aspecto, su decadencia, no nos reconoció de pasada de drogas que iba, después de este día la siguiente noticia fue por carnavales y nos enteramos que se había suicidado, tenia solo 27 años, pienso muchas veces en ella y tengo una pena inmensa por lo malogrado de una vida que no llegó nunca a realizarse tal como ella había soñado.